BMW Motorrad Motorsport anunció que se unirán a la formación de Shaun Muir Racing en su regreso oficial al campeonato de Superbikes. En las últimas temporadas, la presencia de BMW había estado limitada a su presencia de forma privada en el Team Althea, con muy poca intervención directa de la marca alemana.

SMR ya corrió con BMW hasta 2016, antes de pasarse a las filas de Aprilia, pero en esta ocasión contarán con el respaldo absoluto de la fábrica germana, que pondrá en pista su nueva BMW S 1000 RR presentada en el EICMA de Milán. BMW Motorrad Motorsport será responsable del desarrollo del motor, la electrónica, el chasis y la aerodinámica, mientras que todas las demás áreas de pruebas serán responsabilidad de SMR.

Para Tom Sykes, campeón de la categoría en 2013 con el Provec Kawasaki, este será su primer cambio de marca desde 2009, estando las últimas 10 temporadas ligado a las motos verdes. «Estoy muy emocionado de unirme al nuevo proyecto de BMW en el WSBK. Creo que la asociación entre BMW y Shaun Muir Racing es una excelente oportunidad y entiendo que todos compartimos los mismos objetivos de donde queremos estar. Espero con interés el inicio de los test de pretemporada, donde conoceré por primera vez la nueva BMW S 1000 RR y comenzaré mi nuevo desafío», aseguró el piloto británico.

Por su parte, Markus Reiterberger, campeón de Europa de Superstock 1000 y que ya corrió el WorldSBK con la BMW privada del Team Althea, es la gran apuesta del fabricante germano. «Estoy muy feliz de quedarme en BMW. Estoy ansioso por trabajar con mi nuevo compañero de equipo Tom Sykes. Tengo un gran respeto por él, ya fue campeón del mundo y uno de los mejores durante años. Sin embargo, debemos tener cuidado de no poner nuestras expectativas demasiado altas. Tenemos una nueva moto y estamos en un nuevo equipo. Sólo tenemos que intentar seguir mejorando y asegurarnos de que nos preparamos bien para el inicio de la temporada. Estoy ansioso por este nuevo reto y soy muy optimista», explicó el piloto alemán.

S.B