M-Sport tratará de convencer a Sébastien Loeb para que forme parte de su equipo de cara al Campeonato Mundial de Rally de 2019. El futuro del nueve veces campeón del mundo sigue siendo incierto, después de la decisión de Peugeot de salir del World Rallycross, aunque el francés ya se aseguró competir en el próximo Dakar de forma privada con el PH Sport.

Tras la salida de la marca gala del Mundial de Rallycross, que tomó a Loeb por sorpresa, el piloto logró en Cataluña su primera victoria en el WRC desde hace más de cinco años. El CEO del Grupo PSA, Carlos Tavares, rápidamente señaló que Loeb sigue bajo contrato con Peugeot-Citroën, y la CEO de Citroën, Linda Jackson, también añadió que Loeb podría encontrar acomodo en alguna unidad extra en el WRC 2019.

Pero los vigentes campeones, M-Sport, pierden a su líder, Sébastien Ogier, de cara al próximo año y el jefe del equipo, Malcolm Wilson, puso su mira en Loeb. «Siempre fui un gran fan suyo y de lo que puede hacer», reconoció al respecto.

«Vimos el ritmo y el potencial en los tres rallies que hizo este año. Sería ridículo no hablar de lo que podría ser posible ahora. Quién sabe lo que puede pasar, pero estaría muy, muy interesado en que volviera a nuestra casa y diese una vuelta con el auto», agregó Wilson.

Loeb admitió que la victoria en el Rally de España le había hecho darse cuenta de que está más a gusto en los rallies, y lo hizo pensar en continuar en 2019. El francés dejó claro que no quiere un programa a tiempo completo en el WRC, y Wilson aseguró que está abierto a negociar un acuerdo parcial. «Entiendo sus razones para no querer hacer el año entero, pero no tengo dudas de que podríamos hacer que funcionara tanto para él como para nosotros», comentó el titular del equipo.

Loeb probó el Ford de M-Sport en 2005, con un ojo puesto en unirse a ellos para 2006, cuando Citroën se tomó un año sabático. Finalmente, el francés eligió estar con el equipo semioficial Kronos Racing, que representó a Citroën aquel año, y ganó el título de nuevo. «Fue fantástico verlo en el coche en ese momento», recordó Wilson.

«Sabíamos lo que quería y sabíamos dónde encontrar el dinero para hacerlo. Pero al final quiso estar con Citroën. Creo que sabía que 2006 sería un año de transición y ellos se comprometieron a largo plazo con su nuevo auto para 2007. Era un piloto francés, en un coche francés, con un equipo francés», completó.

Por su parte, el propio Loeb también se refirió a su futuro deportivo. «Mi futuro está aquí tal vez. No lo sé, por el momento no está claro mi futuro. Peugeot se retiró del rallycross, así que tengo que ver lo que voy a hacer ahora», sostuvo el piloto francés.

Sin embargo, por el lado del Citroën también se ilusionan con tenerlo entre sus filas. El director del equipo francés, Pierre Budar, firmó el mes pasado el contrato de Ogier para 2019 tras dejar M-Sport Ford y admitió que reunir a los antiguos compañeros de equipo sería «la guinda del pastel».

S.B

Compartir