Toyota confirmó que Kris Meeke se unirá a Ott Tänak y Jari-Matti Latvala al volante de un Yaris WRC, mientras que Esapekka Lappi será compañero de Sébastien Ogier en Citroën para la próxima temporada del Campeonato Mundial de Rally. «Es un gran honor convertirme en piloto de Toyota», señaló Meeke, que ya manejó el Yaris WRC en Finlandia el martes.

«Hace tres años hablamos por primera vez la posibilidad de unirme al equipo y estoy muy feliz de que finalmente haya ocurrido ahora», agregó el norirlandés, que había sido despedido de Citroën a mediados de año y en 2019 ocupará el lugar de Lappi en el Toyota Gazoo Racing.

A pesar de haber estado fuera del WRC desde que perdió su asiento en Citroën tras del Rally de Portugal en mayo, Meeke siguió cerca el devenir de Toyota, con Tanak consiguiendo tres victorias consecutivas después del verano y dominando la primera parte del Rally de Gales a principios de este mes. «El rendimiento del Yaris WRC habla por sí mismo, pero el espíritu del equipo es increíble a todos los niveles, también por la cultura japonesa de honor y respeto», afirmó el norirlandés.

El director del equipo, Tomi Makinenm admitió que la contratación de Meeke no se debió sólo a su velocidad, sino también a su capacidad para desarrollar aún más el auto. «Sabemos que es muy rápido, pero también aporta mucha experiencia. Su capacidad técnica está a un nivel realmente alto y creo que puede proporcionar nuevas ideas para ayudarnos en nuestro objetivo de seguir evolucionando el Yaris», comentó al respecto.

«También estoy muy contento de que Jari-Matti (Latvala) continue siendo parte de nuestro equipo. Hizo un trabajo brillante con nosotros y últimamente estuvo de forma regular en el podio. Junto con Ott, que demostró ser es uno de los pilotos más rápidos en estos momentos, creo que tenemos una alineación muy fuerte para el próximo año», agregó Makinen.

Quien no seguirá a Meeke en este movimiento será su copiloto Paul Nagle, que se separará tras 11 años juntos. El copiloto de Hayden Paddon, Seb Marshall, o Dan Barritt podrían ser su pareja a partir de 2019.

Con respecto a Lappi, el finlandés de 27 años admitió que el entusiasmo del director del equipo Citroën, Pierre Budar, en contratarlo fue una de las razones que ló lleva a abandonar Toyota. «Obviamente, estoy encantado de unirme al equipo y ser el futuro compañero de Sébastien (Ogier). Es una buena oportunidad para mí para seguir desarrollándome», remarcó Lappi.

«Estoy convencido de que el auto tiene mucho potencial, al igual que el equipo, que cuenta con mucha historia y experiencia en el WRC. El hecho de que Pierre claramente quisiera contratrme también influyó mucho para tomar la decisión. Será un gran desafío, tratar de ganar juntos», añadió el finlandés.

Al parecer Citroën sílo alineará regularmente dos C3 WRC la próxima temporada, con un tercer coche puntualmente para Sébastien Loeb o Khalid Al Qassimi. Esto significa que, con la llegada de Lappi, el futuro de los actuales pilotos, Craig Breen y Mads Ostberg, queda en el aire, pero aumenta la especulación de que el irlandés pudiera unirse a M-Sport la próxima temporada.

S.B

Compartir