Luego de viajar el domingo a Estados Unidos, Agustín Canapino completó el programa de ensayos en el simulador de Dallara, en Indianápolis, manejando un Cadillac DPI VR. En la prueba estuvieron presentes Ricardo Juncos y su equipo, además de directivos de Cadillac.

El lunes, el arrecifeño fue parte de una introducción y el martes desarrolló todo lo programado. La mayor parte del día fue sobre el circuito de Daytona, y en el cierre de la jornada también giró en Sebring. Canapino trabajó con los ingenieros, ya con el Cadillac DPI con configuraciones de 2019, y tuvo un destacado feedback, aportando sus sensaciones que luego fueron corroboradas con la información de los software utilizados.

Una enriquecedora experiencia completó el Titán de Arrecifes en su paso por el simulador de Dallara, en Estados Unidos. “El simulador de Dallara es increíble, pude girar muchas horas arriba del Cadillac DPI en Daytona, y en el final del día hicimos también unas vueltas en Sebring para que el equipo de Ricardo Juncos obtenga información de cara a su futuro proyecto con Cadillac para el Campeonato de IMSA. Fue una experiencia única, fabulosa, y estoy muy agradecido a GM Mercosur, a Cadillac, a Ricardo Juncos y a su equipo que me dieron la posibilidad de hacer este test que para mí fue de gran aprendizaje”, comentó Canapino.

“Siempre supe que Agustín era muy bueno, pero no me imaginé tanto. Lo que hizo en el simulador fue increíble, nunca visto, y lo digo con mi experiencia de ver pilotos de IndyCar, de mi equipo y de otros, con estos simuladores, y quedamos todos muy sorprendidos por cómo maneja, por su capacidad técnica y el feedback. Nos aportó definiciones de lo que pasa con el auto, con los frenos, y luego comparado con la data utilizando software muy complicados, y fue exactamente lo que Canapino describió. Fue muy bueno para nosotros, nos dio todo lo que esperábamos y más. Esto se dio en el marco de una oportunidad que nos dio Cadillac, de usar el simulador antes que nadie, ya con configuraciones de 2019, y tenerlo a Agustín trabajando con nuestros ingenieros fue una ventaja y una experiencia única. Estoy más que agradecido porque funcionamos como si estuviéramos en la pista. Fue un día espectacular”, sostuvo Juncos.

S.B

Compartir