Jorge Lorenzo sufrió una escalofriante caída en la segunda tanda de entrenamientos del Gran Premio de Tailandia, castigándose el pie lesionado en Aragón y sufriendo una fuerte golpe en la muñeca derecha. El de Ducati voló por los aires en la curva 3 a 15 minutos del final de la sesión, quedando la moto destrozada y teniendo que ser evacuando en camilla.

Tras regresar del hospital, el piloto español brindó una conferencia de prensa. «Dentro de la brutalidad de la caída, tuve suerte de no hacerme nuevas fracturas. Pero es cierto que la muñeca izquierda me duele mucho porque la contusión es muy fuerte. Me asusté mucho», reconoció el tricampeón mundial, que también sufrió un golpe en el tobillo derecho.

«Fue una falla técnica de la moto. No fue mi culpa, no frené más ni incliné más. Estoy tranquilo porque sé que no hice nada mal, que fue algo técnico. No creo que ese problema se pueda repetir, sobre todo si se cambian algunas cosas de la moto», reveló el de Ducati, confirmando lo que se pudo escuchar en el video de la caída, donde la impresión es que el motor de la Ducati se paró de golpe.

Además, Lorenzo se refirió a su continuidad dentro del fin de semana de carrera. «Si era difícil al llegar aquí, aún lo es más ahora. Pero no me quiero precipitar antes de tomar la decisión, veremos mañana por la mañana. Los doctores me dieron el ‘ok’ para correr, aunque las posibilidades de que me suba a la moto mañana no son muy altas», sentenció el mallorquín.

Por otra parte, el Team Manager de Ducati, Davide Tardozzi, asumió la responsabilidad de la moto citando un problema técnico. «No fue un error de Jorge, fue un problema técnico. Pero no comentaremos nada más acerca de ello. Ya veremos si más adelante damos más detalles, pero por el momento no lo vamos a hacer. No estamos para nada preocupados y no se volverá a repetir», comentó al respecto.

S.B

Compartir