En el Rally de Gales de esta semana, a disputarse del 4 al 7 de octubre, se esperan tramos más largos y nuevas pistas para los equipos. La cita británica del Campeonato del Mundo de Rally de la FIA es uno de los eventos más antiguos del calendario, y el difícil terreno forestal de Gales siempre generó emoción y cuotas altas de sorpresas, donde la acción de esta temporada se iniciará el jueves por la noche en la corta super especial Tir Prince de 1,70 kilómetros.

La ruta del viernes lleva a los competidores a los bosques del norte de Gales para afrontar ocho tramos. Después de Clocaenog (7,67 km), los equipos se enfrentan a Brenig (29,13 km), la prueba más larga del rally, que combina las antiguas especiales de Brenig y Alwen utilizando un tramo de carretera asfaltada cerrada. La tercera especial esPenmachno (16,95 km), que precede a dos puertos de la nueva prueba de velocidad de 1,63 km en Slate Mountain. Después de una breve asistencia en Deeside, las tres primeros especiales se repiten por la tarde.

El sábado es el día más largo del rally. Los 150,24 km de competición comienzan con el único tramo sin cambios de 2017 – Myherin (20,28 km). A partir de ahí, las tripulaciones abordarán los clásicos caminos de tierra en Sweet Lamb Hafren (19,95 km), Dyfi (19,48 km) y Gartheiniog (11,26 km). Una sola carrera de 8,30 km de Dyfnant precede a una zona de montaje de neumáticos y faros en Newtown, antes de que se repita el cuarteto inicial de tramos.

La pasada del nuevo Elsi de 10,06 km se pone en marcha el domingo con la segunda prueba del día – Gwydir (14,76 km) – que recibirá el Power Stage. Gwydir se vuelve a correr por la tarde, intercalado entre dos carreras a través de la prueba de asfalto del Gran Orme Llandudno (8,03 km), la última de las cuales cierra el rally.

S.B

Compartir