Se trata de la tercera especificación de 2018, con la que aseguran que estarán ligeramente por encima en cuanto a potencia del actual motor de Renault. La unidad interna de combustión (ICE), esto es, el motor térmico tradicional, es el que recibe las mejoras, para superar la barrera de los 950 CV, al sumarle la energía eléctrica procedente del ERS.

En Red Bull siguen con atención la evolución de un propulsor que será la base del que pondrán en el primer equipo en 2019 y con el que están convencidos de que van a conseguir victorias. «Nuestra pretensión debe ser el campeonato, aunque no puedo decir ahora si conseguiremos luchar por él», remarco Helmut Marko, asesor ejecutivo de la empresa austriaca.

«El progreso nos hace ser optimistas. Hay un gran entusiasmo por parte de Honda, somos testigos de un gran compromiso, por supuesto también por parte de Red Bull. Después de Singapur, algunos directivos han viajado a Tokio y el intercambio de ideas se intensifico», añadio el directivo.

Se da la circunstancia de que Red Bull va a cambiar este fin de semana la ‘spec C’ de Renault, su tercera evolución de esta campaña, para retornar a la ‘B’.Según declaro Max Verstappen, «en carrera era incluso un poco más lenta que la antigua», comento el piloto.
de esta manera , los dos coches de Milton Keynes penalizarán en grilla el domingo.
E.F1