La promoción de Charles Leclerc a Ferrari en lugar de Kimi Räikkönen se encuentra de nuevo en la mesa, ya que la Scuderia quiere honrar el plan que tenía Sergio Marchionne antes de su fallecimiento. El apoyo del ex presidente significaba que el monegasco tenía una gran oportunidad de ser ascendido a Ferrari después de sólo una temporada en la máxima categoría.

Pero ese movimiento pareció haberse enfriado tras la muerte de Marchionne, ya que su reemplazo, Louis Camilleri, nuevo presidente ejecutivo de Ferrari, es amigo cercano de Räikkönen y quería comprobar si el reciente repunte del finlandés tenía continuidad. Sin embargo, las crecientes especulaciones durante el fin de semana del GP de Italia indican que Ferrari habría elegido mantener el plan original y cumplir con la idea de Marchionne: promocionar a Leclerc como reemplazo de Räikkönen.

Se entiende que se habla sobre la situación avanzada en Monza, donde el presidente de Ferrari, John Elkann, se reunió brevemente con el joven piloto monegasco. Leclerc comentó en Monza, el domingo, que no le habían dado un plazo para tomar una decisión.

Preguntado por Motorsport si había hablado con los nuevos jefes de Ferrari durante el fin de semana, y sobre su relación anterior con Marchionne, Leclerc respondió: «John vino con Michael (Manley), el nuevo jefe, sólo para presentarlo a todo el equipo, fue una buena oportunidad de conocerlo. Pero fue sólo una introducción, más que para hablar sobre el futuro o cualquier cosa».

«Nunca tuve un contacto directo con el señor Marchionne, pero él hablaba bien de mí todo el tiempo. Obviamente siempre fue un placer tener comentarios positivos, pero no tuve contacto directo con él», agregó el vigente monarca de la F2 y campeón de la GP3 en 2016.

Leclerc fue un piloto estrella en su temporada debut en la F1, recuperándose de una apertura de tres fines de semana en blanco para anotar sus primeros puntos con un sexto puesto en Azerbaiyán, en la cuarta fecha del calendario. El monegasco sumó puntos en cuatro ocasiones más, arrastrando a Sauber a la Q3 en tres carreras y regularmente supera a su compañero de equipo, Marcus Ericsson, que es mucho más experimentado.

Sin embargo, carreras complicadas en las últimas tres citas, incluido el contacto en la primera vuelta de Hungría y el espectacular accidente de la primera curva en Bélgica, significan que Leclerc no sumó puntos desde el Gran Premio de Austria de junio.

«No sé, al final ellos son ​​los que toman las decisiones. Ellos saben qué piloto soy y juzgarán si es suficiente o no. Todavía soy joven y todavía tengo muchas carreras por aprender, y en el caso de que vaya allí, será un sueño hecho realidad, pero no me corresponde a mí decir si estoy listo o no. Me conocen perfectamente», concluyó.

S.B