El equipo Yamaha realizará un test el próximo domingo en Misano, en el que contará con la ayuda de un ex ingeniero de Ducati  experto en temas de electrónica y la centralita única.

Inmerso  en su peor crisis deportiva y técnica de los últimos años, Yamaha va contra reloj buscando soluciones que puedan ayudar a dar un paso adelante que la acerquen al nivel que exhiben, actualmente, Honda y Ducati.

Para ello, el equipo oficial de la fábrica de Iwata  programo dos jornadas de test antes de concluir el mes de agosto, para centrarse, sobre todo, en entender la centralita única que gestiona la electrónica de la moto, lo que Valentino Rossi señaló como el problema clave de la M1 de 2019.

Este domingo, en el circuito de Misano, donde se celebrará el Gran Premio de San Marino el próximo 9 de septiembre, y el lunes día 27, después del Gran Premio de Gran Bretaña, en Motorland, donde se correrá el Gran Premio de Aragón el 23 de septiembre, Yamaha  alquilo la pista para hacer pruebas privadas.

En Misano este domingo, además de las Yamaha de Rossi y Maverick Viñales, estarán en pista los pilotos de Ducati, Aprilia, Suzuki y los del LCR Honda.

 Incorporación de Michele Gadda

En esta jornada de test, en el box de Yamaha estará el ingeniero italiano Michele Gadda, ex de Ducati y que actualmente trabaja para el equipo japonés en el Mundial de Superbikes.

Gadda estuvo en el reparto corse de Borgo Panigale y es un especialista en electrónica, habiendo trabajado con la centralita única de Magneti Marelli para MotoGP.

El ingeniero, contratado por Yamaha para trabajar en el equipo de Superbikes, ya estuvo en el Gran Premio de la República Checa, después de que Rossi apremiara con el problema de la centralita única, y seguirá colaborando con la estructura de MotoGP también en Silverstone durante el gran premio.

Tras señalar Rossi directamente a la centralita única como problema clave de la M1, Yamaha reaccionó  con el llamado a  este ingeniero ex de Ducati, sin embargo, el pasado fin de semana, ahora que se pusieron a trabajar en este tema, Valentino cambió su discurso, asegurando que, además de la electrónica y la centralita, el problema de la Yamaha tambienpasa por el  motor.

“No es solo la electrónica, también el motor. Es una combinación, como se ha visto en los casos de Ducati y Honda”, explicó Rossi el domingo en Austria.
Motogp.

 

 

 

Compartir