McLaren está trabajando para reemplazar a Fernando Alonso con Carlos Sainz, ya que Pierre Gasly surgió como probable sucesor de Daniel Ricciardo en Red Bull.

Sainz manejó para el equipo junior de Red Bull, Toro Rosso, durante tres temporadas y actualmente está cedido en Renault, pero perderá su asiento porque Daniel Ricciardo dejará la escudería austríaca para unirse al fabricante francés en 2019. La sorpresiva decisión del australiano le dio a Sainz una oportunidad de volver a Red Bull, pero el piloto actual de Toro Rosso, Gasly, rápidamente se convirtió en el favorito.

Cuando Red Bull prestó a Sainz, retuvo una opción sobre el español hasta finales de septiembre, pero su entorno insinuó que sólo sería llamado al equipo senior, no a Toro Rosso. Sainz estuvo en el radar de McLaren durante varias semanas y se cree que está de camino al equipo de Woking. Ahora Red Bull se está preparando para promocionar a Gasly.

Sainz es un piloto probado de la F1 que tiene un buen valor de marca por su apellido y es visto favorablemente por el piloto estrella de McLaren, Fernando Alonso. Con el asturiano alejándose de la F1 a finales de año, Sainz ofrece una buena póliza de seguro para McLaren, mientras debate qué hacer con los pilotos que ya están en su órbita.

No está seguro si mantener a Stoffel Vandoorne debido a las dificultades del belga como compañero de equipo de Alonso y parece poco convencido de hacer debutar al piloto reserva, Lando Norris. El aspirante al título de la Fórmula 2, Norris, admitió que una posibilidad era un rol de entrenamientos el viernes antes de la graduación en 2020, pero eso era antes de que Alonso anunciara su intención de dejar la F1.

Si McLaren no elige a Norris para la próxima temporada, podría esperar hasta el año 2020 o ser cedido a otro equipo, con Toro Rosso previamente interesado, pero no dispuesto a aceptarlo sólo como préstamo. Las posibilidades de Vandoorne de permanecer en la F1 parecen limitadas si McLaren lo deja caer.

El belga podría tratar de aprovechar los movimientos de Gasly y Sainz para forzarse a sí mismo en Toro Rosso, pero eso requeriría que Red Bull tomara la inusual medida de sumar a un piloto rechazado por uno de sus rivales. En paralelo, Vandoorne podría encontrar refugio en Sauber, que es administrado por su antiguo jefe ganador del título ART GP2, Fred Vasseur.

El mánager de Vandoorne, Alessandro Alunni Bravi, está involucrado en la estructura de propiedad del equipo suizo. Sin embargo, Sauber no tiene escasez de pilotos potenciales debido a sus vínculos con Ferrari, que podría facilitar a cualquiera de entre Charles Leclerc, Antonio Giovinazzi o Kimi Raikkonen.

Queda por ver si los patrocinadores de Marcus Ericsson, que tienen una participación en el equipo, continuarán finánciandolo en la F1 o liberando el segundo puesto junto a un candidato de Ferrari.

S.B