El austriaco despertó el sábado del coma al que le habían inducido los médicos para someterlo a un trasplante de pulmón. La operación, que fue el jueves pasado y duró seis horas, fue todo un éxito y el personal del Hospital General de Viena está contento con la evolución del expiloto.

Niki tendrá que pasar al menos cuatro semanas más en el hospital, así que probablemente no se le verá en Spa y su vuelta al paddock no será hasta octubre. Después, deberá completar una terapia de una semana de duración. En esta primera etapa después de la operación, deberá tomar 50 pastillas al día, hacer deporte y ejercicios de respiración.

“Será el viejo que era antes, podrá volar, trabajar y practicar deportes como antes”, ha señalado uno de sus cirujanos, el jefe del Departamento Clínico de Cirugía Torácica del Hospital, el doctor Walter Klepetko.

Desde el centro médico en el que lo atendieron, aseguran que no hubiera sobrevivido sin el trasplante. “No había alternativa al trasplante porque sólo se puede mantener vivos a los pacientes durante dos semanas. Respecto a los trasplantes, no van para los que están antes en la lista de espera, sino para los que los necesitan de forma más urgente”

Se espera que durante el día, la clínica dé a conocer más detalles sobre el estado del ex piloto.

C. L

Compartir