Siete años después de su accidente en el Rally de Andorra, Robert Kubica reveló que había firmado un contrato con Ferrari que no se cumplió por su accidente. En el podcast de la Fórmula 1, Tom Clarkson le preguntó si había sellado un acuerdo con el equipo italiano a lo que el polaco respondió: “sí”.

En 2011, Kubica se estaba preparando para dar el salto de Renault a Ferrari y compartir escudería con Fernando Alonso. “No estaba contento con ser lo bueno que era. Necesitaba más. Pensé que los rallies me darían eso. Y me lo dieron. El problema es que pagué un alto precio”, comentó el actual reserva de Williams.

Ese accidente terminó con su carrera como piloto de F1 y el sueño de correr para la escudería con la que soñaba. “El principal objetivo es entrar en F1. Luego, mantenerte en la categoría para tener un buen reconocimiento, una buena reputación, que es más difícil que entrar. Y tercero, ganar un campeonato del mundo o ser piloto de Ferrari. No gané un campeonato del mundo y al final tampoco me convertí en piloto de Ferrari, pero estuve muy cerca”, reconoció el europeo.

Asumir que había perdido la opción de formar filas junto con Alonso fue de los momentos más complicados, pero no el peor. “Fue doloroso no competir en F1, pero no lo fue más por saber que iba a ir a Ferrari”, puntualizó el de Polonia.

Aunque su sueño se vio truncado en ese fatídico año, no tuvo tiempo para pensar en la oferta que había perdido, ya que su mente estaba puesta en su recuperación. “Fue tan dura por sí misma que durante los primeros 16, 18 meses no me dolió eso. Estaba luchando, concentrado en recuperarme, quería pasar ese periodo complicado”, explicó al respecto.

Ese arduo proceso, que le llevó un largo tiempo, mantuvo su atención centrada en el objetivo de volver a ser el que era, pero no fue sencillo. “Cuanto más tiempo pasa, más complicado se vuelve, porque la esperanza de que las cosas se solucionen va desapareciendo. Hay momentos en los que me recuperaba extraordinariamente bien y luego había meses en los que las cirugías salían mal y volvía para atrás seis meses en vez de mejorar”, concluyó Kubica.

S.B

Compartir