brendon-hartley

Toro Rosso deberá buscar un compañero para Daniil Kvyat en Austin, después de que se acordase que Pierre Gasly volverá a la Super Fórmula Japonesa ese fin de semana para tratar de conseguir el título. En consecuencia, Brendon Hartley es la primera opción para subirse a su monoplaza en Estados Unidos, con Sébastien Buemi como alternativa.

El jefe del equipo, Franz Tost, vería la prueba en Austin como una oportunidad para evaluar a un nuevo piloto de cara a decidir la alineación de 2018. Gasly es el favorito para llevarse uno de los dos asientos, tras la buena imagen dada al equipo en Malasia y Japón, pero Tost y Red Bull no lo tendrían tan claro para la segunda plaza.

Hartley se posicionó como una posibilidad en Austin, con Tost planteándose al neozelandés como un candidato al asiento de la próxima temporada. El piloto de 28 años ya desempeñó el papel de piloto reserva de Red Bull en 2009 y 2010, y completó un test para la formación en 2008 y dos con Toro Rosso en 2009, antes de abandonar el programa de jóvenes pilotos de la marca. Asimismo, tomó parte en un test de jóvenes pilotos de Mercedes en 2012 en Magny-Cours, además de desarrollar labores de probador en el simulador.

El oceánico tiene puntos suficientes en su superlicencia para correr en F1, pero actualmente tiene contrato con Porsche compitiendo en el WEC, donde podría conseguir el título este fin de semana en Fuji. Además, parecía estar cerca de cerrar un acuerdo con Chip Ganassi en la IndyCar el próximo año, lo que provocaría que tendrían que resolverse algunos aspectos contractuales antes de que se confirmase su presencia en Austin.

Sabiendo esto, Toro Rosso y Red Bull, manejan la opción de Buemi, que ya corrió en el equipo entre 2009 y 2011, para ocupar la plaza en caso de no poder cerrar un acuerdo con Hartley.

S.B