fernando-alonso

La rumoreada ruptura entre McLaren y Honda no es nada comparado con lo que estaría planeando el fabricante japonés. Según publica este jueves la prestigiosa revista alemana «Auto Motor und Sport», Honda decidirá en octubre si sigue en la Fórmula 1 o abandona irremediablemente la competición después de tres años como socio y suministrador de motores de McLaren.

Si la actualización de los motores Honda demostrara ser un fracaso en las próximas seis o siete carreras, Honda rompería su acuerdo con McLaren y se retiraría de la competición, según la información que maneja la revista especializada. Lo único que haría a Honda reconsiderar su retiro es que su unidad de potencia se acercara a 35 o 40 CV de la competencia, es decir, si reduce a la mitad la ventaja actual de los motores Mercedes y Ferrari.

La hipotética salida de Honda dejaría a McLaren en una situación complicada, ya que el fabricante japonés aporta una gran parte del presupuesto, unos 100 millones de euro por temporada, entre patrocinio y especies. Además, Mercedes y Ferrari no están interesados en suministrar motores a McLaren, por lo que a la escudería británica sólo le quedaría negociar con Renault. Según «Auto Motor und Sport», las conversaciones con el motorizador francés ya podrían haber comenzado.

Sauber también está a expensas de lo que decida Honda, ya que la escudería suiza habría llegado a un acuerdo con el fabricante nipón para montar sus motores en 2018. Honda negó que la salida de Monisha Kaltenborn, ex jefa de Sauber, suponga algún cambio en el acuerdo alcanzado con el equipo de Hinwil. «La relación entre Honda y Sauber no cambió», comentó un portavoz de Honda, según la agencia de noticias GMM.

El nuevo director deportivo de Sauber, Fréderic Vasseur, reconoció que trabaja para cerrar el acuerdo con Honda, pero admitió que las referencias que recibió del fabricante japonés no son muy alentadoras. «El asunto de Honda está sobre la mesa y será mi prioridad. Necesita tratarse rápidamente, pero lo que oí de McLaren es un poco aterrador», comentó el ex jefe de Renault en declaraciones a «L’Equipe».

S.B

Compartir