robert-huff-citroen

Los cuatro Citroën C-Elysée privados llevarán el máximo de lastre en la próxima fecha del Campeonato Mundial de Autos de Turismo (WTCC), que se disputará este fin de semana en Termas de Río Hondo.

Los rendimientos en clasificación y carrera de los dos mejores pilotos de cada fabricante en tres fechas consecutivas son utilizados para calcular el peso por compensación y, gracias a las sólidas actuaciones de Rob Huff con el auto del equipo Münnich, y los coches del Sébastien Loeb Racing con Mehdi Bennani y Tom Chilton en Hungría, Alemania y Portugal, los autos franceses mantendrán el lastre máximo de 80 kilos.

Esto significa que los Citroën volverán a ser los autos más pesados, tal como lo fueron en las dos primeras citas de la temporada, si bien en ese momento solamente llevaban 50 kilos de lastre, pero igual superaban al resto.

Las dos poles consecutivas para Norbert Michelisz, de Honda, ayudaron a los coches del fabricante japonés a sumar diez kilos de lastre para Termas, llegando a 60 kilos, la misma cantidad que tendrán los Volvo S60 del Polestar Cyan Racing, donde se encuentra Néstor Girolami, quienes recibieron la posibilidad de quitar 20 kilos de su peso y quedar en 60 kilos de lastre.

Los Chevrolet Cruze de Esteban Guerrieri y Tom Coronel también perdieron 20 kilos y estarán sin lastre en Argentina, al igual que los Lada Vesta de Yann Ehrlacher y Kevin Gleason.

S.B