jack-miller

El domingo pasado fue un día muy ajetreado en Sachsenring, tanto en la pista como en las oficinas, donde Jack Miller dejó prácticamente lista su incorporación al equipo Pramac para 2018.

El piloto australiano, cuyo contrato con Honda termina a finales de este año, no se entendió con Marc VDS para prolongar la relación que mantienen desde hace tres temporadas. Miller debía dar su respuesta a la propuesta de Pramac ese mismo domingo por la tarde, antes de que la escudería de Paolo Campinoti cerrara la incorporación de Tito Rabat.

En ningún caso se barajó la posibilidad de renovar a Scott Redding, que tiene muchos números de volver al equipo con el que ya corrió en 2015, el Marc VDS, junto con Franco Morbidelli. Este movimiento tendría todo el sentido si se tiene en cuenta que Michael Bartholemy, el director de Marc VDS, hace también las funciones de agente del corredor de Quedgeley. De cualquier forma, Miller desembarcaría en Pramac en condición de segundo piloto, puesto que en ningún caso dispondría de una Desmosedici de 2018, algo que sí ocurrirá con Danilo Petrucci, su futuro vecino de box.

Si estos movimientos terminan por concretarse definitivamente, el siguiente podría ser la confirmación de Tito Rabat como integrante del Reale Avintia, a la espera de otorgar la segunda Ducati de la estructura de Raúl Romero, para la que hay varios candidatos, incluidos Héctor Barberá y Loris Baz, la pareja actual.

Con la renovación de Álvaro Baustista por Aspar solo pendiente del anuncio, no está claro quién se hará con la segunda moto de la compañía valencia, aunque Karel Abraham tiene los apoyos necesarios para permanecer allí.

Tampoco está del todo cerrado quién acompañará a Aleix Espargaró en Aprilia, puesto que los malos resultados de Sam Lowes lo colocaron en una situación de lo más delicada por más que haya elementos que jueguen a favor de la continuación del chico de Lincoln.

Llegados a este punto, la grilla de 2018 se va aclarando, y una vez se resuelvan estas incógnitas solo cabrá esperar si Honda finalmente le cede a Lucio Cecchinello esa segunda moto que lleva el nombre de Takaaki Nakagami, para que se convierta en el compañero de Cal Crutchlow.

S.B