fernando-alonso

Fernando Alonso pasó este miércoles en su primera hora de test el Rookie Orientation Programme (ROP) obligatorio para poder debutar en Indianápolis.

Los novatos en las 500 Millas de Indianápolis tienen que completar una serie de vueltas a una velocidad prefijada antes de tener el visto bueno para correr la mítica prueba y también antes de poder correr sin la velocidad limitada. El objetivo de Alonso era completar 10 vueltas a 330-337 km/h, 15 vueltas a 337-346 km/h y después otras 15 a más de 346 km/h. Lo consiguió tras realizar un total de 51 giros en su primera hora en la pista, con una velocidad promedio de 353 km/h.

«Fue divertido. Creo que es una buena manera de comenzar, incrementando la velocidad. Al principio era difícil mantenerse en el mínimo, pero luego me sentí bien. Ojalá podemos dar más vueltas y empezar a sentir el auto un poco porque hasta ahora la sensación es que se maneja solo, que no estoy yo conduciendo», comentó Alonso.

«Hizo exactamente lo que sabíamos que podía hacer y con un buen estilo», afirmó Mario Andretti, que estuvo presente en el test del asturiano.

La primera toma de contacto de Alonso con su auto para Indianápolis se retrasó hasta cerca de las 11 de la mañana, hora local, debido al frío presente en el circuito, lo cual hizo que Andretti, que se tenía que encargar del shakedown del coche, lo hiciera más tarde de lo planeado.

S.B