ott-tanak-corcega

El Campeonato Mundial de Rally de la FIA vuelve a Córcega esta semana, apenas seis meses después de su anterior visita y los competidores disfrutarán de un itinerario casi idéntico que al de la pasada campaña en la cuarta cita de la temporada.

La anterior edición del Rally de Córcega fue el pasado mes de octubre, pero esta versión de la prueba de asfalto cambió de fechas para ser situada en medio de una larga serie de seis competencias de tierra.

Dado los pocos cambios y la popularidad del formato del año pasado, los organizadores programaron las mismas especiales para la carrera del 6 al 9 de abril. Sin embargo, varias pruebas fueron recortadas para reducir la distancia competitiva a 316.80 kilómetros de casi los 400 de 2016.

El carácter de esta primera cita de asfalto puro de la temporada permanece sin cambios. Las sinuosas rutas de montaña serpentean alrededor de los acantilados y la prueba es conocida como el “Rally de las 10.000 curvas”. El asfalto es a menudo abrasivo para los neumáticos, aunque las secciones reasfaltadas permiten que las ruedas puedan soportar mayor la degradación y tener una adherencia constante.

Bastia será otra vez la sede y el rally hará varias escalas en todas las principales ciudades de la isla francesa. La capital de la isla, Ajaccio, recibirá la ceremonia de salida del jueves antes de la jornada de apertura del viernes, en la que dos especiales en la costa oeste se correrán en dos ocasiones sin asistencia intermedia. Los pilotos se enfrentarán a más de 120 kilómetros con sólo una zona para cambiar los neumáticos en Porticcio después del bucle de inicial hasta volver a la asistencia de la noche.

El sábado será el día más largo con casi 132 kilómetros y constará de dos bucles idénticos de dos tramos en el norte, dividido por la asistencia en el aeropuerto de Bastia.

El último día será el más corto con 64.20 kilómetros, pero presenta una jornada interesante. Los pilotos se despertarán con el tramo de 53.78 kilómetros de Antisanti-Poggio di Nazza, el más largo del fin de semana, antes del Power Stage y la ceremonia del podio, en el puerto deportivo de Porto-Vecchio.

S.B