formulae3

«No renunciamos a entrar algún día en el campeonato si las condiciones nos permiten marcar diferencias, pero si no se pueden marcar esas diferencias, no vamos a tomar parte». Esas fueron las palabras de Sergio Marchionne cuando le preguntaron por la posibilidad de ver a Ferrari en la Fórmula E en su momento. Casi dos meses más tarde, ese día ha llegó. Viendo el progreso del certamen eléctrico, al presidente la formación italiana no le quedó otra que rendirse a él y admitir que tienen que estar dentro.
«Necesitamos estar involucrados en la Fórmula E porque la electrificación va a ser parte de nuestro futuro», asegura Marchionne en declaraciones a ‘Auto’, la revista oficial de la FIA que seguro que es la primera en alegrarse de leer esas declaraciones del máximo mandatario de los de Maranello. La exigencia de una mayor libertad de desarrollo para las marcas y de autos que aguantaran toda una carrera eran los motivos que daba Ferrari para mostrarse reticente con el campeonato, pero con vistas a cambiar en un futuro cercano se convencieron.
A pesar de que su marca es la referente en la fabricación de los deportivos más potentes, no pueden mirar hacia otro lado. La electricidad es el futuro de la automoción y no hay mejor lugar para desarrollarla que la Fórmula E: «La hibridación es crucial para Ferrari. No se puede negar que las regulaciones nos ponen bajo presión, pero podríamos alcanzar esos objetivos de otras maneras. El desafío es beneficiarse de la hibridación no sólo en términos de reducción de emisiones, sino también de rendimiento».
Todas las marcas que llegarán la próxima temporada (Renault, BMW, Jaguar, Penske, Citroën/DS Automobiles, Mahindra, ABT, Venturi y NextEV), las que estarán próximamente como Mercedes, y también la presencia de McLaren en la fabricación de las baterías estándar, han terminado por arrastrar a Ferrari al certamen eléctrico.

Compartir