sin-titulo

La Comisión de Grandes Premios decidió eliminar las gomas intermedias, aunque Michelin pondrá a disposición de la parrilla de MotoGP una especificación extra lisa, tanto delante como detrás.

En respuesta a una de las demandas de la organización, Michelin decidió introducir este tipo de compuesto con la intención de que los pilotos pudieran rodar en cualquier circunstancia. De esta forma, a las gomas lisas y a las rayadas se unía este compuesto específico para condiciones mixtas, que sin embargo no marcó la diferencia.

La gran mayoría de corredores descartó de entrada plantearse emplearlo en carrera, puesto que su ventana de uso es muy limitada al tener que estar la pista en unas condiciones muy concretas para sacarle el máximo partido.

En las últimas carreras de 2016, la parrilla de MotoGP se anticipó a la decisión que finalmente se tomó, aunque las opiniones resultaron estar bastante repartidas. Mientras unos, como Valentino Rossi, consideraban que prescindir de las gomas intermedias no iba a significar un cambio demasiado significativo, otros, como Jorge Lorenzo o Andrea Dovizioso, hubieran preferido poder seguir contando con ellas.

“De tenerlas a no tenerlas no cambia mucho, porque su ventana de uso es muy estrecha. Además, las gomas Michelin en condiciones mixtas son más seguras que las Bridgestone, o sea que podemos pasar sin las intermedias”, conviene Rossi.

“Yo creo que [los compuestos intermedios] son positivos en términos de seguridad, especialmente cuando la temperatura es baja”, considera Dovi, secundado en esa línea por Jorge Lorenzo.

“En Phillip Island, utilicé el mixto y el liso en la cronometrada, y me sentí mucho más seguro con la mixta, porque la pista estaba muy fría. Así que pienso como Andrea, yo los mantendría”, opina el mallorquín.

N.B