rossipreocu

Desde el comienzo de la competencia final en Comodoro Rivadavia que cerró el fin de semana pasado, se reflejó que el potencial del Chevrolet de Rossi no alcanzaría para luchar por la carrera. La intención era mantener la tercera posición, situación que tampoco se logró, e inclusive perdiendo varios puestos para llegar en la final en la 8va ubicación. “Fue una carrera difícil, no ha sido la esperada. Teníamos mejores expectativas antes de largar la final aunque también el alerta porque no venía estando cómodo en el auto. Hicimos cambios en el auto pero el final termina siendo más o menos lo mismo. Estamos complicados, muy lentos con el ritmo”, expresó Matías no bien bajó de su Chevy tras la prueba.
Ahora solamente queda por disputarse la última fecha, esa que entrega puntaje y medio. Con 70,5 en juego el fin de semana del 11 al 13 de diciembre, el campeón tiene a su favor 2,5. Poco, pero más que nada. “La tenemos difícil. Trabajaremos para estar mejor en La Plata y prevalecer con los puntos que tenemos de ventaja. Pero para eso tenemos que estar rápidos. No estamos siendo rápidos en la Copa de oro”, expresó el representante de Del Viso.
Sobre la problemática que tiene el auto con la pérdida de ritmo a partir del cuarto giro consecutivo, Matías aseguró: “Queremos entender qué es lo que sucede porque estamos muy bien en la clasificación, que es lo que nos permite largar adelante, pero después en la carrera debemos tener el ritmo del puesto 30. Estoy preocupado y no llego como quiero a La Plata. El candidato es el Guri Martínez. Pero, esto no es nuevo, a las carreras hay que correrlas. La ilusión de repetir la tenemos todos”.

Compartir