Concepcion - Leonel Pernía - TC.jpg j(20)

Se viene el arranque de la Copa de Oro Río Uruguay Seguros, es el momento que todos esperan y Leonel Pernía habla antes de que comience la definición del Turismo Carretera.
Desde su creación en el 2008 la Copa de Oro Río Uruguay Seguros es la definición más importante del automovilismo nacional, Ford, Chevrolet, Dodge y Torino, pilotos que lo dejan todo por levantar la corona del Turismo Carretera, hinchas que se baten a duelo por la marca que llevan en el corazón, la pasión de la máxima traducida en cinco y por eso hoy fechas.
Si hay alguien que sabe de instancias decisivas es Leonel Pernía, el piloto de Tandil supo ganarse un lugar más que importante en los últimos años en el automovilismo argentino y por fin llegó una de las definiciones que más esperaba, la del Turismo Carretera, esa que se hizo desear y que hoy lo tiene entre los 12 que van por el título. Con la tranquilidad de haber conseguido una de las metas, el “Tanito” llega a San Luis dispuesto a dar pelea e ir por todo.
“La sensación es la de haber cumplido con el primero de los objetivos planteados a principio de año. Si analizó los años anteriores tendría q haber estado también, pero quedamos afuera por poco y por diferentes motivos. Lo bueno es que se entró y estamos en la pelea”, expresó Pernía.
Piloto aguerrido y que siempre va para delante, seguro y decidido a la hora de cada maniobra, Pernía afrontará cada carrera de la Copa con la certeza de que “este reglamento te obliga a llegar. El que para pierde. Igualmente se tiene que ser agresivo para llegar adelante”, explica un Tanito autoexigente agregando que “en nuestro caso nos falta ganar, y a eso apostamos, hay que arriesgar y estoy convencido de que las chances para pelear las voy a tener, porque el objetivo es pelear el campeonato y para que sea un buen año hay que llegar a la última con chances”.
Siempre manteniendo la sencillez y humildad, Leonel prefiere mantenerse al margen a la hora de emitir comentario respecto de porqué podría ser campeón, “no me gusta opinar de mi”, dijo con seriedad, pero asumiendo que hoy su peor rival en pista falta por al falta de confiabilidad, asegurando que mejorando eso, las chances de estar en la pelea son claras.
Las cartas están echadas sobre la mesa, con cinco Dodge por primera vez en la Copa, cuatro Chevrolet y tres Ford, se vienen cinco batallas en las que dejarlo todo no alcanza. La pista hoy es igual que en el fútbol los goles no se merecen, se hacen. Sumar a lo grande es lo único que importa si se quiere ser el mejor de la máxima, los candidatos están y son más que aptos para ir por ello, está todo dicho y es la hora de la definición.

N.B