ecclestone3

Bernie Ecclestone, dentro de la legalidad, provocó su inocencia y evito una posible pena de cárcel a cambio de pagar 75 millones de euros a la Justicia alemana. El británico bordeó los límites de lo legal como un auténtico equilibrista de circo en la cuerda floja. Bernie en estado puro dijo: “Es un poco triste pagar tanto dinero, pero aún más triste es no tener el dinero. En realidad me parece bien este sistema capitalista”.
Lo que no esperaba es que fuera a ser víctima de su propia verborrea. Cuando parecía que se había terminado el asunto, apareció el tercer actor en discordia del proceso: Bayern LB. El banco alemán se resiste a aceptar los 25 millones de euros que les ofrecía el dirigente de 83 años para finalizar el juicio. «El BayernLB ha rechazado la oferta del señor Ecclestone», aseguró un portavoz del banco a Reuters. Sin dar ninguna razón del repudio.
Todo está en el aire. Puede ser que el banco semipúblico con sede en Múnich, solicite una suma superior de dinero e incluso emprenda un procedimiento en contra de Ecclestone. El abogado del imputado no ha querido hacer ningún comentario al respecto. La sombra de Gribowsky es alargada.

Compartir