alonso-bahrein-2013

El sincero discurso de Fernando Alonso tras acabar Hungría fuera del podio por segunda carrera seguida, lo que no pasaba desde Bélgica 2012, no venía sólo de las pobres prestaciones del auto, incapaz de rendir con ningún compuesto. La franqueza del español alcanzó su cénit tras el bajón de prestaciones del F138, ganador en España en mayo, y desde entonces, estancado.
El F138 nació bien, no el mejor a una vuelta pero Alonso fue tres veces tercero en grilla y Massa incluso segundo en la segunda carrera de Malasia. En carrera, el rendimiento fue aún mejor, con dos victorias, en China y España en las cinco primeras carreras de la temporada.
El cero de Malasia por el error de no entrar a cambiar el alerón delantero descolgado, y el problema con el DRS roto en Bahréin, hurtaron a Fernando posiblemente esos 39 puntos que ahora tiene de desventaja con Sebastian Vettel, líder del campeonato.
Pero llegó España y el primer paquete de mejoras volvió a Maranello. En Inglaterra un mes después, lo mismo. El auto recibió dos remesas de piezas que, de nuevo, no mejoran lo que hay, mientras que los rivales han ido décima a décima cada gran premio dejando atrás al F138, que ahora se ha quedado viejo y es el tercer o cuarto auto de la F1.
La media de posición en parrilla de Fernando este año es de 5,3, no mucho mejor que la de 2012, y la desventaja media respecto a Vettel, 0.79 segundos los sábados. En Hungría el F138 repuntó algo, ya que venía de novenos y octavos puestos, pero se trata de un muro clásico en contra de Alonso: en 58 de las 68 veces que se enfrentaron desde que uno está en Ferrari y el otro en Red Bull (2010), fue el alemán el que salió por delante.
Lo reconoció el equipo italiano a través de Simone Resta, uno de sus responsables de diseño. El túnel lo apagaron el pasado mes de octubre para mejorar su software ya que no casaban los datos que ofrecía con el resultado que daban las piezas luego en pista, pero sigue dando problemas que Ferrari espera solucionar para finales del verano. Mientras seguirá usando el de Toyota en Colonia, del que tampoco parecen surgir grandes mejoras.
El test de Mercedes tras España, el cambio progresivo de Pirelli hasta regresar a los compuestos de 2012 afectó a Ferrari, que diseñó el auto para mimar los compuestos de 2013. «La elección de Pirelli contribuyó a alterar artificialmente la jerarquía de la parrilla».
En los despachos, a Ferrari le pasan por la derecha y la izquierda. Que a Mercedes le den un simple capón por un flagrante test de neumáticos ilegal que dieron la vuelta a la parrilla y a la Scuderia le metan 15.000 euros por programar mal el DRS en carrera…

Compartir