rallylarioja

Cada vez que le tocó a La Rioja organizar un rally ya sea válido por el Campeonato Riojano o aquellas inolvidables fechas del Argentino, hay una prueba especial que es por demás atractiva y que todos quieren correrla: «Puerto Alegre-El Ombú», un tramo que tiene la particularidad de tener en su trayecto ocho tipo de pisos diferentes, que requiere un exigente manejo y mucha concentración, además de ser considerado el «filtro» de la competencia con sus 33,22 kilómetros de extensión.
«Es un tramo que puede dar sorpresas. Si alguien pretende seguir un ritmo veloz va a ser muy difícil pasarlo; hay que dividirlo mentalmente en tres partes para correrlo. El verdadero secreto de la carrera va a estar allí», comentó José María Volta (Responsable de Seguridad y Caminos del Rally Argentino) y quien estuvo en la selección de los tramos en el esperado regreso de la categoría a La Rioja.
Al indagar cuándo se comenzó a utilizar este sector para las pruebas de rally, dos históricos como Enrique Salman (piloto) y José de Souza (navegante) explicaron: «En oportunidad de realizarse una fecha del Nacional en La Rioja, allá por el año 1985, alguien indicó que al norte de la ciudad había un camino que tenía entrada y salida hacía la ruta, que se lo podría utilizar para hacer rally y que pasaba por algunos puestos como El Duraznillo, Las Cañas o El Cantadero. Fueron a verlo e inmediatamente quedó incorporado».
Desde ese momento, a esta prueba especial se la comenzó a utilizar en cada oportunidad que se realizó una fecha ya sea del Argentino, NOA o Provincial. En este 2013, la mayoría de los protagonistas del Argentino transitarán por primera vez por un tramo que, por su peso e historia, es considerado uno de los mejores de la región y del país, por el que transitaron pilotos de la talla de Gabriel Raies, el Gringo Bescham y muchos otros. No en vano el tramo «Puerto Alegre-El Ombú» forma parte de la historia del Rally de La Rioja y de la historia misma de La Rioja, ya que es parte del antiguo «Camino Real».

Compartir