gerbaldo

¿Qué significó debutar y ganar en una categoría con tanta historia como el TC2000?
“Que se dé la victoria en mi primera carrera en TC2000 justo el fin de semana en el que cumplí 15 años desde mi debut en el automovilismo fue algo increíble. No me esperaba ganar tan pronto, pero sabía que al estar en el mejor equipo de la categoría lo podría conseguir. Lo estoy disfrutando muchísimo. Ahora hay que ir paso a paso, esto recién arranca, y si bien empezar el año tan bien me ilusiona mucho, tengo que mantener los pies en la tierra. El objetivo siempre fue pelear el campeonato”.
¿Qué fue lo más difícil del fin de semana?
“Creo que la situación que viví en la final en la cual apareció aceite en la pista. En ese momento el auto se movió mucho y pensé que podía perder todo pero por suerte no pasó nada. Igual estuve todo el fin de semana muy tranquilo gracias al equipo. También en la largada de la final, donde me jugaba la ficha más importante para ganarle la punta a Milla, Facundo (Conta) tuvo una gran actitud porque me respetó muy bien en la primera curva. Si bien los dos representamos a diferentes empresas y sponsors, somos equipo, y cuando me toque a mí voy a hacer lo mismo con él”.
¿Qué te pareció el Súper 8 y que estrategia utilizaste para avanzar a la final?
“Conocía el procedimiento porque lo había visto durante todo el año pasado en el Súper TC2000. Le pregunté a Sebastián (Martino) y a Víctor (Rosso) sobre la velocidad de largada y algunas cosas más. En las dos primeras largué por la cuerda y pude ganar pero en al final tuve que largar por afuera y no pude dar pelea”. ¿Cuánto peso en el triunfo el funcionamiento del Renault Fluence y la experiencia de los técnicos y mecánicos del equipo?
“Muchísimo, porque me ayudó a estar muy tranquilo. Todos los integrantes del RS Project, los ingenieros y mecánicos te transmiten su presencia y experiencia. Los autos se terminaron de armar en Río Cuarto y es por eso es que este gran resultado es merito de todo el equipo”.
¿Cómo vivieron la victoria tu familia y amigos?
“También fue increíble para ellos. En Río Cuarto yo era prácticamente local, fue casi toda mi familia, amigos y novia y los que no pudieron estar presentes miraron la carrera por televisión. Luego de la final tenía que viajar a Córdoba para empezar a estudiar, pero me avisaron que me estaban esperando en Ballesteros. Cuando llegué se armó una caravana por la avenida principal del pueblo. Fue muy especial. Quiero agradecer a todo el equipo RS Project, a Víctor Rosso, Sebastián Martino y todos aquellos que me brindaron su apoyo”.

Compartir