tn6

Si bien aún tiene leves molestias en el cuello, y toma la medicación recetada por el médico, el piloto bahiense retornó a sus labores habituales, mientras que junto a su equipo ya inició la revisación exhaustiva del Chevrolet Corsa que presenta un importante daño luego del choque en la final de Trelew con el Ford Fiesta de Diego Piermattei.
«Estoy mejor. Aún tengo una molestia en el cuello pero estoy tomando los calmantes que me medicaron, así y todo ya volví a hacer mi vida cotidiana, ayudando a mi familia en la empresa», declaró Diego Pérez sobre su estado de salud, luego del fuerte golpe que tuvo en la final de la Clase 2 de Turismo Nacional en el Chevrolet Corsa cuando fue impactado por el Ford Fiesta de Diego Piermattei.
La unidad quedó muy dañada en la parte trasera del lateral derecho, sector que absorbió en su mayoría el golpe. «Ahora cuando retorne al taller ya vamos a tener un panorama sobre el estado del auto y qué debemos reforzar en la reparación para tenerlo listo antes de Concordia», indicó Pérez que junto a su padre Rubén y su hermano Sebastián se abocará en las labores de la reparación del Corsa que estrenó en La Plata.