KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

La primera jornada de verificaciones técnicas y administrativas del Dakar 2013 ha estado marcada por la visita del presidente de la República, que se ha desplazado hasta el Village Dakar para infundir ánimos a los pilotos peruanos. Ollanta Humala confía en que los representantes patrios planten cara a chilenos y argentinos, más experimentados y numerosos en la carrera.
El desafío es mayúsculo. En la primera salida peruana del Dakar, 25 pilotos locales han decidido aprovechar la ocasión para poner a prueba su resistencia, esfuerzo y destreza al volante o al manillar, todo ello con miras a representar dignamente a su país. El equipo ha sido bautizado simbólicamente “Forza Inca”. Y para inaugurar de la forma más oficial posible el recinto de verificaciones técnicas y administrativas instalado en la playa de la Magdalena, quién mejor que el presidente de la República. Ollanta Humala ha podido disfrutar de una visita guiada por las instalaciones de la mano de Etienne Lavigne, director de la prueba, quien le ha presentado a Stéphane Peterhansel, cuyo Mini se encuentra ya en la cola de espera pese a no haber sido convocado hasta el viernes. Tras interesarse por el estado de forma del defensor del título, el jefe de Estado se ha dedicado sobre todo a animar a varios de “sus” pilotos, y no ha dudado en sentarse al volante del 4×4 de Fernando Ferrand. Ante los periodistas que le han acompañado en su paseo, el presidente ha hecho gala de patriotismo deportivo: “Confío en que los pilotos peruanos demuestren que son verdaderos competidores, capaces de afrontar las dificultades del recorrido. Asimismo, el mundo entero va a ser testigo de la variedad de los paisajes peruanos y de la dificultad que entrañan para los pilotos. Tanta dificultad como la que pueden encontrarse en África.”
Durante el paseo del presidente peruano, el recinto de la Magdalena se ha ido animando para dar la bienvenida a unos 170 vehículos, fundamentalmente sudamericanos. Si bien la mayoría de los favoritos entrarán en escena el jueves y viernes, los espectadores han podido fotografiar y saludar a algunos de los competidores de la categoría de quads. Entre ellos, Marcos Patronelli, el ganador de 2010, que hacía gala de modestia y discreción al referirse a sus opciones de victoria: “En esta ocasión vengo sin mi hermano pero no estoy solo, pues tengo a mi hermana y a todo el equipo. Vengo dispuesto a hacer un buen Dakar, y a disfrutar de una carrera que sin duda será abierta: creo que hay 7 u 8 pilotos de quads capaces de competir por el título”.
De aquí al sábado, día en que los pilotos saltarán a las pistas, los “limeños” tendrán la ocasión de cruzarse con los polacos Rafal Sonik y Lukasz Laskawiec, que forman parte de la lista de Patronelli. En la categoría de dos ruedas, el principal rival de Cyril Despres, Helder Rodrigues, debería suscitar el interés de los comentaristas. El portugués corre no obstante el riesgo de ser desplazado por Robby Gordon, cuyo Hummer ya ha dado muestras de un excelente estado en las verificaciones.