larrauri

El piloto de Granadero Baigorria estuvo realizando un ensayo con el auto que conducirá durante la temporada 2013, en la división mayor de Turismo Nacional, un Honda New Civic, que condujo Ricardo Risatti en varias pruebas del último certámen, y que contará con la asistencia de Sergio Giacone y motorización de los hermanos Luis y Mario Riva.
Cierre de año a toda velocidad fue el que tuvo Leonel Larrauri, quien probó en el autódromo «Juan Manuel Fangio» de Rosario con el Honda New Civic que utilizará en la temporada 2013, en la Clase 3 de Turismo Nacional. De esta manera, el piloto de Granadero Baigorria volvió a sentarse en un auto de la especialidad, luego de cumplir con una sanción de seis (6) meses de suspensión que le aplicó la Comisión Deportiva Automovilística (C.D.A.) del A.C.A., por una gresca con Matías Cohen (también cumpliendo la misma sanción), al final de la clasificación de la fecha disputada en San Jorge.
El auto en cuestión es el que condujo en algunas competencias de 2012 el cordobés Ricardo Risatti, y que Larrauri le adquirió a Martín Aranzabe, para atenderlo con su equipo y contando con la asistencia de Sergio Giacone y la motorización de los hermanos Luis y Mario Riva, en Casilda. «Creo que tiene un largo camino por trabajar. Es bastante noble, dócil y obviamente hay que lograr que sea rápido y a eso apuntamos. Tiene una tendencia de ida de trompa en la salida de las curvas y cambiamos algunos valores para ir entendiendo cómo mejor anda el auto. De esto se trataba esta prueba. Hay que pensar las variables para febrero», indicó el piloto sobre el funcionamiento de la unidad japonesa.
Con respecto a este ensayo, Larrauri dejó en claro que fue para conocer el rendimiento del NewCivic y con ello saber cómo ajustar la puesta a punto en el futuro. «La idea era poder hacer una prueba antes de fin de año y más o menos tener una idea de lo que es el auto y de lo que nos espera. Sirve para tener unos parámetros en claro y ya preparar un ensayo en serio en los primeros días de febrero», agregó el representante santafesino, al culminar su labor en una calurosa jornada rosarina.
Después de mucho tiempo, un auto de T.N. giró en el escenario rosarino, que cuenta con una pista mejorada. «Este no tiene nada que ver al circuito que generalmente probábamos antes. Es otro trazado porque el ingreso a la recta cambió muchísimo, el asfaltado y los tiempos también cambiaron. Es una nueva referencia pero al menos nos sirvió para tener una noción de lo que es el auto, y en qué podemos seguir evolucionando, que es lo importante», manifestó.
En cuanto a su labor en el año entrante, dijo: «Sólo haremos la Clase 3, con mi equipo en Granadero Baigorria. Volvimos a reunir a la ‘muchachada’ que antes formaba el equipo mío cuando estábamos en Turismo Carretera, así que estoy contento en una nueva etapa, con amigos. Es importante terminar el año arriba de un auto de carreras, con mi gente y ojalá que nos depare uno bueno el que viene».